VIDAS TRANSFORMADAS

Emprendedoras de Coquimbo se graduaron del programa Luksic, “Despega Mujer”

El miércoles 6 de abril nuestras emprendedoras de la IV región participaron de forma virtual de la ceremonia de cierre del programa “Despega Mujer” creado por Fundación Luksic. Junto a la presencia de autoridades de la Fundación organizadora, también estuvieron presentes miembros del equipo de mentores que capacitó a nuestras 25 emprendedoras. Gracias a este fondo ellas además recibieron dos millones de pesos para sus negocios. Nuestro gerente general, Héctor Feeley, entregó sus palabras a través de un video donde agradeció el apoyo de Fundación Luksic y felicitó a las emprendedoras participantes.

Conversamos con Jeannette, Paola González, María Eugenia y Paola Mas, quienes nos compartieron sus impresiones del programa.

Jeannette González, del sector de Pan de Azúcar en Coquimbo, vende productos de aseo. “Este proyecto me enseñó especialmente el manejo con redes sociales y la idea de potenciar mi marca “Yunimatic”. Con el dinero me compré un computador y aprendí a usar Excel, Word. Me di cuenta de que tenías las capacidades porque me fue bien en las pruebas y trabajos. Gracias a esta oportunidad que me dio Banigualdad me empoderé, vi que me la podía”.

Paola González es de Ovalle y tiene un local de venta de empanadas y hace coctelería para eventos. “Este curso me ayudó muchísimo, sobre todo a reordenarme, a separar las cuentas de la casa con las del negocio. Siento que era lo que necesitaba para mi negocio, así que estoy muy agradecida de Banigualdad”.

María Eugenia Macuada, es de Coquimbo y tiene un almacén de barrio donde vende lácteos, abarrotes, entre otros. “Fue bonito conocer emprendedoras de otros lugares de Chile, que así como nosotras en la IV región, también tienen inquietudes y las mismas aspiraciones. Con el dinero arreglé mi local, puse una vitrina para pastelería, otra para bazar y perfumería. Fue una gran oportunidad de Banigualdad”.

Paola Más, es de Paihuano, y tiene un local de productos artesanales como maceteros, mesas, lámparas y decoración en general. “En mi negocio nunca necesitamos el tema de redes sociales porque mi sector era muy turístico y siempre venía gente. Cuando comenzó la pandemia nos vimos obligados a desarrollarlas y teníamos esa falencia. Gracias al curso pude aprender y los cursos eran bien intensos, de sesiones de un par de horas, con los profesores muy pendientes. Me gustó mucho esta posibilidad que recibimos gracias a estar en Banigualdad”.